Seleccionar página

Trastornos de la Alimentación y Trastornos de la Personalidad

trastornos de la alimentación y trastorno personalidad

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA ¿CUÁL ES SU RELACIÓN CON LOS TRATORNOS DE LA PERSONALIDAD?

Durante las últimas décadas y, en parte, propiciado por una sociedad donde el culto al físico se ha convertido en una preocupación para casi todas las mentes, se ha producido un incremento considerable de lo que clínicamente se denomina Trastorno de la Conducta Alimentaria.

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son enfermedades mentales graves que se relacionan con una conducta alterada respecto a los hábitos alimentarios lo que, como veremos más adelante, se traduce en comportamientos que van desde comer de manera descontrolada hasta la falta de ingesta de comida.

Afecta, en mayor medida, a población adolescente y mujeres jóvenes, aunque también existen multitud de casos donde son los hombres los que son víctimas de esta enfermedad.

La prevalencia de este tipo de trastorno es muy alta, ya que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Algunos estudios recientes nos hablan de que la prevalencia ha aumentado desde los años 30 años y que, además,  la frecuencia de un varón por cada 10 mujeres con un Trastorno de la Conducta Alimentaria parece estar cambiando y haber aumentado.

Aunque, como en la mayoría de enfermedades mentales, en su aparición influyen factores biológicos, los rasgos de personalidad y el estilo de apego son aspectos determinantes en su desarrollo. 

¿Qué tipos de TCA existen?

Dentro de esta enfermedad podemos encontrar algunos subtipos de este trastorno que, aunque comparten una desregulación y alteración en la conducta alimentaria, difieren considerablemente. Entre los trastornos más frecuentes nos encontramos con la Anorexia y la Bulimia Nerviosa, el Trastorno por Atracón y el Trastorno Evitativo/Restrictivo de la Ingesta Alimentaria.

Trastornos de la alimentación
  • Anorexia Nerviosa. Se caracteriza por una restricción y reducción de la ingesta alimentaria, (lo que conduce a una pérdida significativa del peso en un periodo corto de tiempo) y un intenso miedo a ganar peso. Durante todo este tiempo la persona que lo padece tiene gran dificultad para reconocer la gravedad respecto a su estado físico o es incapaz, debido a una grave distorsión de la imagen corporal, a la vez que da un excesivo valor a su peso corporal e imagen física. Existen dos tipos:
    • Restrictiva: la pérdida de peso se debe, sobre todo, a la dieta, el ayuno y/o el ejercicio excesivo.
    • Atracones/purgas: durante los últimos tres meses la persona tiene episodios recurrentes de atracones (diferentes a los que a parecen en la bulimia) o purgas (vómito autoprovocado o utilización incorrecta de laxantes, diuréticos o enemas).
  • Bulimia Nerviosa. Se caracteriza por la existencia de episodios recurrentes de atracones. Se considera como atracón a la ingesta de una cantidad de comida claramente superior a la que la mayoría de la gente puede tomar en un periodo determinado de tiempo (de aproximadamente dos horas), acompañada de la sensación de pérdida de control durante este episodio. La persona trata de compensar de forma repetida lo ingerido para evitar el aumento de peso mediante el vómito autoprovocado, el ejercicio excesivo, el ayuno o el uso de laxantes, diuréticos u otros medicamentos. La persona con Bulimia Nerviosa también siente una gran preocupación por su peso y su imagen
trastornos de la alimentación y de personalidad
  • Trastorno por Atracón: se caracteriza por episodios recurrentes de atracones que pueden estar asociados a comer mucho más rápido de lo normal, seguir comiendo a pesar de sentirse desagradablemente lleno, comer una gran cantidad de comida, a pesar de no tener sensación de hambre, y sentirse disgustado con uno mismo, deprimido o con sensación de gran culpabilidad tras el episodio. Los atracones producen un intenso malestar en la persona que los realiza.
  • Trastorno Evitativo/Restrictivo de la Ingesta Alimentaria. Se caracteriza por una falta de interés en la comida o por la evitación a causa de alguna de las propiedades sensoriales de la comida o por una preocupación acerca de las consecuencias repulsivas de la acción de comer o un miedo al atragantamiento, manifestando una incapacidad persistente para satisfacer las necesidades nutricionales. La evitación/restricción de la ingesta conlleva una pérdida significativa de peso o el no cumplir con el crecimiento esperado, deficiencias nutricionales significativas. A diferencia de la anorexia o bulimia, en este trastorno no está afectada la autopercepción y no hay una distorsión de la imagen corporal.

Con frecuencia los síntomas de TCA varían a lo largo del tiempo y muchas personas, que inicialmente, presentan cuadros más restrictivos, pueden acabar desarrollando atracones o a la inversa. Los TCA están asociados a múltiples complicaciones médicas y psicológicas y afectan al funcionamiento psicosocial de la persona.

¿Cómo se relacionan los trastornos de la conducta alimentaria con los rasgos de la personalidad?

En general, los rasgos de la personalidad en la Anorexia suelen describirse como obsesivos, introvertidos, socialmente inseguros y dependientes. En el caso de la bulimia nerviosa, lo que nos muestra la bibliografía y también la experiencia clínica es que el rasgo tiende a ser multi-impulsivo y con escasa capacidad de autocontrol, como en el trastorno por atracón.

De igual forma, cuando estos trastornos alimenticios se ven afectados por un trastorno de la personalidad, presentan una mayor frecuencia de atracones, vómitos y síntomas ansioso-depresivos, así como mayores dificultades de integración social e intentos de suicidio.

trastornos de la alimentación y de personalidad

Durante mucho tiempo, la comorbilidad en los TCA ha sido ampliamente estudiada, sobre todo en lo que respecta a los Trastornos de la personalidad. Del mismo modo que en otro trastorno mental, el rasgo alterado  de la personalidad determina en gran medida el curso de la enfermedad, así como la dificultad en el abordaje y el pronóstico de la misma.

En general, la comorbilidad de las alteraciones de la conducta alimentaria, sobre todo cuando vienen acompañadas de depresión o de consumo abusivo de alcohol o drogas, con los trastornos de personalidad, es muy alta: puede oscilar del 20% al 80% de los casos.

En este caso en concreto, multitud de literatura está de acuerdo en que, en el caso de la anorexia restrictiva, está relacionado con trastornos de la personalidad Clúster C (ansiosos temerosos) como el trastorno obseisvo-compulsivo o evitador. Aunque en menor medida, la anorexia purgativa estaría relacionada con un trastorno perteneciente al Clúster B (emocionales, erráticos y dramáticos): el trastorno límite de la personalidad.

En cuanto a este trastorno de la personalidad, la correlación es todavía más significativa en el caso de la bulimia, aunque este tipo de TCA también se ha encontrado muy relacionado con otro trastorno de personalidad Clúster B, como el trastorno histriónico.

En el caso del trastorno por atracón, todavía falta bastante bibliografía al respecto, pero parece que también ha sido objeto de estudio desde esta perspectiva.

Por lo que se refiere al tipo de alteraciones concretas, en general hay cierta relación entre las características conductuales de la personalidad límite (impulsividad, conductas autodestructivas, etc.) y este trastorno donde, la sintomatología compartida con la bulimia nerviosa, es este descontrol de impulsos que puede estar mediando el incremento en la ingesta.

Como último apunte, la bibliografía también señala que la comorbilidad en el caso del trastorno límite de la personalidad puede estar mediada también por el sexo de los pacientes.

En concreto, la impulsividad característica de este trastorno podría ser expresada en mayor medida por los hombres en forma de abuso de alcohol o drogas y en las mujeres en forma de atracones o de problemas alimentarios no especificados

Diferentes terapias han demostrado efectividad en el tratamiento los trastornos de la alimentación, como la terapia cognitivo conductual, la terapia Gestalt, EMDR, Humanista, IFS, o el Psicoanálisis, entre otras.

LEE MÁS SOBRE EL TRATAMIENTO A LAS FOBIAS ESPECÍFICAS.

 TIENES A TU DISPOSICIÓN MAS DE 300 ARTÍCULOS EN NUESTRO BLOG, APRENDE DIDÁCTICAMENTE TEMAS DE PSICOLOGÍA QUE TE INTERESE, ENTRA EN NUESTRO BLOG       

SI TE HA GUSTADO ÉSTE ARTÍCULO, AYÚDANOS Y COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES

 

Autora: Beatriz Gil Torres

Compartidos
Compartir esto
JS para menú plegable móvil Divi