Seleccionar página

Como recuperar el deseo sexual perdido: consejos, trucos y secretos

Trucos para recuperar el deseo sexual

 
La sexualidad es un área de nuestra vida tan importante como cuidar el cuerpo yendo al gimnasio, leer un buen libro o tomar una caña con nuestros amigos. Es además algo primario en el ser humano (todos nacemos con sexualidad), y aunque nadie vaya a morirse por no cuidarla, para la gran parte de la población resulta agradable y por qué no decirlo, una forma de unión y mantenimiento del vínculo con las parejas.

Si la sexualidad es tan importante ¿por qué no la cultivamos como el resto de nuestras facetas? Todos tenemos en la mente qué horas o días podemos ir a hacer deporte, a comprar al supermercado o a ver a nuestra familia y amigos. ¿Pero cuántos de nosotros tenemos en la cabeza unos días u horas específicos para nuestras relaciones sexuales?

El deseo sexual es aquella “energía” que nos hace desear mantener relaciones sexuales, ya sea con otra persona o con nosotros mismos. Está estrechamente unido a la sexualidad, aunque ésta no sea sinónimo de sexo.

Porque perdemos o dejamos en el camino el deseo sexual

El problema es que muchas veces el deseo sexual se evapora, los motivos pueden ser múltiples, siendo los siguientes algunos ejemplos:
 

  • Falta de tiempo diario: parece absurdo pero es básico. La mayor parte de las personas que han perdido el deseo sexual simplemente no lo cultivan ¡porque no tienen tiempo! Si nos llenamos el día de trabajo, obligaciones y actividades y encima sentimos culpa si no realizamos algo de esto, poco tiempo y energía le dejamos a la sexualidad y al sexo. En una vida de estrés y prisas es complicado (a veces imposible) disponer del tiempo y la relajación que requieren las relaciones sexuales, que muchas veces se acaban convirtiendo en un simple desahogo u otra “obligación” más, desprovista de todo placer.

 

  • Problemas de pareja: aunque hay parejas que resuelven sus problemas con un “buen revolcón”, lo normal es que si hay problemas en la relación estos afecten al sexo (y viceversa) y claro, en un ambiente conflictivo es difícil desear tener una relación sexual, al menos con nuestro compañero/a.

 

  • Rutina: si hablamos de parejas estables, esto suele pasar a lo largo del tiempo. La rutina en la vida diaria y mantener relaciones siempre de la misma manera hacen que la novedad y el disfrute disminuyan, decayendo consecuentemente el deseo sexual.

 

  • Abuso sexual: si se ha sufrido un trauma relacionado con la sexualidad, como puede ser un abuso o una violación tanto en la infancia como en la vida adulta, es entendible que la sexualidad esté alterada. Aunque no todas las personas que han sufrido estos acontecimientos presentan una falta de deseo, puede darse el caso de que así sea.

 

  • Problemas con el propio cuerpo y falta de autoestima: la vergüenza por el propio cuerpo, el envejecimiento, los supuestos defectos, o complicaciones más graves como la anorexia pueden producir falta de deseo sexual, ya que la persona no querría mostrar ni aceptar su cuerpo. La falta de autoestima o un pobre autoconcepto pueden generar ansiedad frente a la ejecución de la relación sexual, evitando de manera inconsciente enfrentarse a ella a través de una falta de deseo.

 

  • Disfunciones sexuales: muchas veces ocurre que si hay una disfunción sexual y no es tratada para resolverla, el deseo decae con el tiempo. Esto se produce porque la disfunción sexual del tipo que sea (eyaculación precoz, disfunción eréctil, vaginismo, dispareunia), provocan una ansiedad anticipatoria (y dolor en algunos casos) que poco a poco reduce el deseo, puesto que la persona prefiere no enfrentarse a la relación sexual que volver a repetir el problema. En este punto hay que recordar que muchas personas unen su propio concepto y valía como hombre o mujer al sexo, por lo tanto una disfunción sexual pone en tela de juicio toda su virilidad o feminidad.

 

  • Creencias rígidas sobre el sexo: ciertos tabúes, creencias o formas de educación culpabilizan a la persona por tener relaciones sexuales. Esto puede hacer que el deseo decaiga.

 

  • Falta de orgasmo: muchas veces las personas no disfrutan del sexo porque no consiguen “llegar” al orgasmo, sintiéndose raros o poco válidos, lo que puede afectar su autoestima y por supuesto su deseo.

Y ahora que conocemos algunas de las causas ¿qué podemos hacer para recuperar el deseo perdido?

  • Saber qué ocurre realmente: mi primer consejo es acudir a un profesional. Las técnicas pueden ayudarte a aumentar el deseo pero si las causas son desconocidas muchas veces estaremos poniendo parches. No tengas vergüenza, los profesionales estamos acostumbrados a este tema y para nosotros es lo más natural, por lo que te ofreceremos un ambiente de calma y confidencialidad que te ayudará a eliminar tus fantasmas “sexuales”.

 

  • Reaprender a disfrutar: si no te das un lujo o un placer a lo largo de tu día… ¿Cómo vas a desear el sexo? Empieza a recuperar los pequeños placeres: un café, una ducha templada, un masaje, un rato para ti… Cualquier cosa que te haga disfrutar para volver a reconectarte con tu cuerpo.
  • Pon tu mente en clave erótica: si ahora mismo te digo: “piensa en un apetitoso trozo de chocolate, como se derrite en tu boca, lo sabroso que está…” seguramente ha venido a tu mente la imagen de una onza de chocolate, quizás tu boca comience a salivar, y puede que si te gusta te levantes y cojas un trozo para comer. Pues esto mismo pasa con el sexo. Difícilmente podemos desear algo en lo que no pensamos. Piensa en sexo, no te cortes.

 

  • Planear el encuentro: como he dicho en las causas, si no hay tiempo difícilmente habrá sexo ni deseo. Parece una tontería e incluso puede dar vergüenza, pero el sexo hay que cultivarlo igual que todo lo demás. Si no planeas un horario para ir al gimnasio difícilmente tendrás abdominales, ni siquiera tiempo para acudir. Lo mismo para el sexo: planea qué días y horas tienes libres, haz el esfuerzo de dejar huecos en tu semana para tu sexualidad, no esperes a estar cansado después de toda la jornada laboral. Y por supuesto escoge un buen sitio y pon el ambiente en clima sexual.

 

  • Libros, películas y hablar: existen muchas películas y literatura erótica que están lejos de ser pornográficas. Este tipo de recursos es muy útil cuando hemos perdido el deseo. Puedes leerlas o verlas  solo/a, pero es mucho mejor hacerlo junto a tu chico/a. Ayuda a recuperar las ganas y unir más a la pareja. Hablad también de sexo, de lo que más os gustó o de las ganas que tenéis de repetir o hacer esto y aquello.

 
Ahora solo queda poner en práctica estos consejos.

Autora: Sara sarmiento Borge
Compartidos
Compartir esto
JS para menú plegable móvil Divi