Seleccionar página

Cómo tomar decisiones: técnica Rejilla

Tomar decisiones

LA REJILLA: UNA TÉNICA PARA AYUDARTE A TOMAR DECISIONES

 A lo mejor ni lo sabes, pero tomas al día más decisiones que pasos das. Aunque andes mucho, te lo aseguro. Y está claro que no todas las decisiones son de la misma envergadura ni las consecuencias que derivan de ellas son capaces de condicionar nuestra vida de la misma forma.

Por eso seguramente te cueste menos decidir qué ropa te pones para salir de casa que si sigues estudiando un posgrado o aceptas ese trabajo que te han ofrecido a jornada completa.

Técnica de la rejilla, paso a paso toma decisiones

La técnica de la rejilla para tomar decisiones te va a echar un cable en el último tipo de situaciones, cuya complejidad es tal que puedes sentirte abrumado o abrumada.

Consiste básicamente en calibrar las posibles consecuencias de cada opción teniendo en cuenta las probabilidades de que ocurran para poder decidir si merece o no la pena correr los riesgos.

Así tus decisiones serán algo más racionales sin dejar de lado el componente emocional, la conexión con tus valores personales y tus preferencias en un momento determinado.

Vamos a intentar imaginar el ejemplo con el que empecé. Se hace así:

Seguir estudiando o trabajar probablemente afectará cuestiones tales como tus ingresos, a tu proyección profesional en el futuro, a las experiencias de socialización, tal vez al lugar donde deberías residir, etc. Aquí se trata de imaginar todo aquello que se vería afectado por tu decisión de seguir estudiando o trabajar, agota las posibilidades.

 

tomar decisiones con la técnica de la rejilla

Con todas ellas frente a ti, asigna a cada una un valor. Seguramente no te importa igual el dinero hoy que la proyección laboral, sino que en función de tu situación vital del momento puede ser más o menos importante ganar dinero ahora.

Pero incluso en el caso de que ahora sea muy importante para ti generar ingresos, tal vez puedas plantearte seguir estudiando y compaginarlo con un trabajo a jornada parcial y esto sea suficiente, por eso el siguiente paso será asignar probabilidades de ocurrencia a cada opción.

Por eso la disyuntiva puede resumirse como: ganar suficiente para mis gastos actuales o no.

En este momento de tu vida, según tus circunstancias actuales, el dinero puede tener una importancia para ti de 5 (entre 0 y 10).

Además, la probabilidad de ganar lo suficiente con un trabajo parcial es de 5 y completo de 8. Pues bien, si multiplicas el valor que el dinero tiene para ti ahora por las respectivas probabilidades de ganarlo en una u otra opción son de 25 y 40.

Por otro lado, puedes también valorar tu proyección laboral a futuro. Cabe la posibilidad de que mejore sustancialmente si sigues estudiando.

¿Cuánto te importa este aspecto? ¿Qué probabilidades hay de que consigas tus objetivos a largo plazo interrumpiendo ahora tus estudios y continuándolos?

Pongamos que te importa un 9, y que la probabilidad estimada de conseguir el puesto que te propones si sigues estudiando es de 7 y si no sigues de 3. Multiplica para conseguir los valores respectivos: 63 y 27.

Técnica para tomar decisiones: últimos pasos

Técnica rejilla tomar decisiones

Ahora imagina que solamente has revisto estos dos factores: proyección e ingresos. Suma cada uno por su lado y obtendrás una puntuación de 88 a favor de estudiar y una puntuación de 67 a favor de posponer tus estudios y empezar a trabajar a jornada completa.

Ahora la cosa se ve más clara, ¿verdad? Usa una tabla de excel y todas los factores que se verían afectados por tu decisión para elegir la mejor opción en cada caso. ¡Y suerte!

Compartidos
Compartir esto
JS para menú plegable móvil Divi