Sentimiento de soledad

Estar solo no es lo mismo que sentirse solo. ¿Qué nos hace sentirnos solos?

-Lo opuesto de la soledad no es la unión, es la intimidad. -Richard Bach.

 ¿Cuál es la diferencia entre estar a solas y sentirse sólo?

Cada uno percibe la soledad de manera distinta y esta percepción será clave en cómo nos sintamos con ella.

A veces puedes estar rodeado de gente, pero sentirte solo e incomprendido. Otras veces puedes estar en la soledad mas absoluta y sentirte cómodo porque es lo que quieres y necesitas. Y otras veces, por ejemplo, cuando perdemos un ser querido, su ausencia nos provoca un angustioso sentimiento de soledad.

Estar a solas es bueno. La mayoría de las personas necesitan estar a solas para poder conectarse con sus sentimientos y necesidades. Para reflexionar, recargarnos de energía, relajarnos, etc. 
Pero, sin embargo, para algunas personas estos momentos se convierten en una amenaza, lo cual, puede ser un indicio de desconexión con uno mismo. Estas personas sienten un vacío o una gran insatisfacción y aparecen los temidos sentimientos de soledad, en este caso involuntaria. La falta de momentos de intimidad con la familia o amigos, que se suele confundir con falta de contacto físico, puede ser uno de los motivos.  

Pero también hay otros motivos por los que nos podemos sentir solos y es que hay situaciones en la vida en la que sufrimos una gran pérdida: Las rupturas, la marcha de una persona querida o incluso la falta de amigos.

El primer paso para poder luchar contra este sentimiento de soledad es entenderlo. ¿En qué punto estás tú? Para ver si realmente estas solo o te sientes solo a continuación se describen las distintas situaciones.

  • Falta de momentos de calidad y de intimidad:  A veces, incluso teniendo una red social importante, las relaciones no son de calidad o carecen de intimidad y esto hace que nos sintamos solos, pues no sentimos conexión con las personas que nos rodean. Por ejemplo, un matrimonio donde la pareja está físicamente cerca, pero cada uno lleva una vida separada o hay falta de comunicación a un nivel íntimo. Estas situaciones pueden causar sentimientos de vacío y depresión y a veces este es el motivo por el que se cae en alguna adicción.

  • Falta de contactos sociales: En el extremo opuesto, cuando no tenemos una red social suficientemente extensa, podemos sentirnos excluidos, aburridos y sin objetivos. Por ejemplo, un cambio de ciudad puede hacer que nos sintamos solos en ese lugar nuevo. Otras veces nuestro entorno social es tan diferente a nosotros que no encajamos. Esto no significa que seas malo u odioso, sino que tu entorno no es el adecuado. Intenta buscar gente que se parezca a ti ya sea en gustos, actividades de ocio, etc., con la que que puedas compartir algo. Igual de efectivo puede ser realizar el esfuerzo de adaptarse al entorno que se tiene cerca y que frecuentemente nos provoca la soledad, como el trabajo o la familia.

  • Duelo: Distanciarnos o perder a alguien importante para nosotros nos generará un sentimiento de vacío y soledad. Por ejemplo, es frecuente que la muerte de un ser querido nos deje con la sensación de que solo queremos estar con esa persona.

  • Miedo al abandono. Hay una tipología de personas hipersensibles que necesitan un contacto continuo. La falta de contacto les produce ansiedad, vacío, tristeza, etc. Casualmente, este miedo al abandono suele ser el causante de que la gente se aleje de ellos. Suelen ser muy demandantes y es difícil cumplir sus expectativas por lo que ellos pueden interpretarlo como un rechazo. Tienen problemas para mantener las relaciones. Se puede superar, pero el primer paso para cambiarlo sería que fueran conscientes de su problema.

Si quieres comprobas si la soledad te deprime, has este test

Conectar con tus sentimientos y necesidades.

 
A continuación, se dan algunas pautas para combatir el sentimiento de soledad:

Observa tus sentimientos de soledad: ¿Cuándo surgen? ¿Con que frecuencia? ¿Qué emoción te generan? De esta forma podrás entender ese sentimiento de soledad y analizar que te sucede ¿Falta calidad en tus relaciones o simplemente eres nuevo en la ciudad? Una vez los entiendas podrás intentar replantear la situación y los pensamientos asociados a esta.

Desecha los pensamientos radicales: A menudo podemos tener distorsiones cognitivas que obstaculizan nuestros objetivos. P.eg. creencias del tipo: –“No le caigo bien a nadie”-.  Quizás te ayude pensar en ese amigo con el que pasaste tan buenos momentos. Los pensamientos radicales a menudo nos llevan al desequilibrio emocional. Hay que desecharlos para buscar un punto intermedio.

Desafía tus pensamientos negativos: Observa esos pensamientos negativos e intenta replantearlos de una forma menos dañina. No se trata de reprimirlos sino verlos desde otro lugar. Por ejemplo, si piensas que estas solo puedes replantearlo pensando que te apetece echarte un amigo. Si piensas en negativo crearas una realidad negativa y si piensas en positivo tu realidad será positiva.

En general conocerse más a uno mismo puede ser el primer paso para superar los sentimientos de soledad. Un psicólogo te puede ayudar a entender por qué te sientes solo o porque estas solo. Y si careces de habilidades sociales él te podrá dar pautas para relacionarte mejor y acompañarte en esa nueva aventura de conseguir y mantener relaciones de calidad.

SI TE GUSTA ESTE ARTÍCULO, COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES

Autora: Rebeca Carrasco

Compartidos
Compartir esto