Qué es la Pirámide de Maslow

Definición Pirámide de Maslow

LA PIRÁMIDE DE LAS NECESIDADES DE MASLOW

 Existen una gran cantidad de teorías del mundo de la psicología que se han dado a conocer y se han popularizado a lo largo de los años. Una de las más conocidas es la propuesta por el psicólogo americano Abraham Maslow.

Seguro que habrás has oído hablar en alguna ocasión de ciertos términos como la pirámide de Maslow, la jerarquía de las necesidades humanas o la pirámide de necesidades, pero… ¿Qué es exactamente?

 

La pirámide de Maslow es una teoría donde se reflejan dos aspectos fundamentales del ser humano; la motivación y las necesidades humanas, y cómo estas dos variables se relacionan entre sí.

Esta pirámide trata de explicar que las conductas y los comportamientos de las personas nacen de la motivación para cumplir determinadas necesidades, algunas básicas y primarias, y otras más profundas y complejas.

 ¿De dónde surge y en qué se basa la psirámide de Maslow?

 Abraham Harold Maslow (1908-1970) es uno de los padres del Humanismo, una de las corrientes más significativas de la piscología.

Alrededor de los años cuarenta, Maslow desarrolla diferentes trabajos acerca de la teoría de las motivaciones humanas, donde pone de manifiesto la estructura de las necesidades de las personas.

La idea propuesta por Maslow se basa en que los comportamientos de las personas nacen de la motivación por cumplir ciertas necesidades que tenemos.

A medida que vamos cubriendo las más básicas, van surgiendo nuevas más complejas y relacionadas con deseos más elevados. Según Maslow, las personas tenemos la tendencia natural a autorrealizarnos, es decir, cumplir nuestros deseos y ser quienes queremos ser.

Pero para llegar a ese objetivo, que aporta bienestar y felicidad, hay que atender anteriormente las necesidades mas básicas.  Estos estudios de Maslow son una de las bases del humanismo.

 

Definición Pirámide de Maslow

La pirámide de las necesidades

La pirámide de Maslow es una jerarquía de las necesidades humanas. A medida que vamos cubriendo las necesidades más básicas, como comer o beber, vamos desarrollando necesidades más complejas y abstractas, como por ejemplo la necesidad de autorrealización o de desarrollo interno.

No podemos atender las necesidades superiores sin antes atender las mas elementales. En otras palabras, no podremos autorrealizarnos o crecer personalmente si no tenemos garantizados cierta estabilidad, un plato de comida o un grupo social donde sentirnos aceptados.

Dentro de la pirámide, hay dos tipos de necesidades, las de déficit y las del ser.

Las necesidades de déficit (fisiológicas, de seguridad, de afiliación y de reconocimiento) son las que aumentan ante la ausencia y motivan a la persona a satisfacerlas, por ejemplo, el que no haya comida genera hambre y motiva a querer comer. El no cumplir estas necesidades provoca malestar.

Por el otro lado encontramos las necesidades del ser (autorrealización). Son aquellas que no buscan satisfacer la ausencia de algo, si no que nacen del deseo de crecer como persona.

La pirámide de Maslow está dividida en cinco niveles. Estos niveles serían las necesidades fisiológicas, de seguridad, de afiliación, de reconocimiento y de autorrealización.

Definición Pirámide de Maslow

Necesidades fisiológicas

Son las necesidades más elementales y primarias, relacionadas con la supervivencia del individuo. Nos ayudan a cumplir requerimientos y procesos biológicos fundamentales para la vida. Estas necesidades son las de comer, beber, respirar, dormir, mantener una temperatura corporal idónea, evitación del dolor y necesidades sexuales.

Si estas necesidades no son satisfechas, el cuerpo humano no funcionará óptimamente. Debido a ello, estas necesidades son consideradas las más importantes, y el resto son consideradas necesidades secundarias hasta que estas queden atendidas.

Necesidades de seguridad.

Cuando las necesidades fisiológicas han quedado satisfechas, surge un nuevo conjunto de necesidades, que están estrechamente relacionadas con la seguridad, con el orden, con la estabilidad y con la ley.

Hace referencia a la necesidad de seguridad física y de salud, relacionada con el buen funcionamiento e integridad de nuestro cuerpo, y la necesidad de seguridad de recursos, relacionada con aspectos como la vivienda o el dinero.

Este nivel de la pirámide, al buscar la seguridad y protección vital, esta muy relacionado con las condiciones en donde se desarrolla nuestra vida.

Estas necesidades también garantizan nuestra supervivencia, pero no al mismo nivel que las anteriores. Nos ayudan a sentirnos seguros y protegidos.

Maslow destaca que la necesidad de seguridad suele guiar al individuo a preferir lo que le es familiar antes que lo desconocido.

Necesidades de afiliación.

Cuando se han atendido los dos anteriores niveles de la jerarquía, surge una nueva categoría de necesidades, la de afiliación. Este tercer escalón de la pirámide tiene una clara naturaleza social y engloba aspectos como el amor, el afecto y el sentimiento de pertenencia.

La necesidad de tener relaciones sociales guía y afecta a nuestro comportamiento, llevándonos a establecer vínculos afectivos con otras personas.

Al haber cubierto las anteriores necesidades, como la estabilidad y seguridad en la vida, permite a la persona poder relacionarse y establecer lazos con las personas de su alrededor.

La persona busca ser aceptado en su familia, en su circulo en diferentes grupos sociales.

Las necesidades de este nivel hacen referencia a la amistad, la intimidad, la aceptación y pertenencia a un grupo, y el recibimiento de afecto y amor.

 

 

Pirámide de Maslow

Necesidades de reconocimiento.

Un nuevo nivel más complejo surge cuando se han cumplido las necesidades fisiológicas, de seguridad y de afiliación. Las acciones de las personas se orientan ahora a cubrir las necesidades de reconocimiento y de estima.

Las personas buscan saciar las necesidades relacionadas con tener un buen estatus, el empleo, el poder y el dinero. Estas son variables y necesidades que definen nuestro papel y posición dentro de la sociedad.

Maslow hace referencia a dos tipos distintos de estima, la alta y la baja. La estima alta refleja la necesidad del respeto a uno mismo.

Este respeto engloba sentimientos tales como la competencia, la independencia, la confianza, la maestría, los logros, y la libertad. La estima baja, por el contrario, hace referencia al respeto hacia las demás personas.

Esta baja estima estaría representada por la necesidad de atención, el aprecio, el reconocimiento, la reputación, el estatus, la dignidad, la fama, la gloria y el dominio.

Cabe añadir que Maslow indica que la necesidad de reconocimiento y reputación, es decir la estima baja, cobra especial importancia en los niños y adolescentes, y ayuda a conseguir la estima alta.

La necesidad de autorrealización.

En la cima de la pirámide se encuentran las necesidades de autorrealización. Una vez se han cubierto el resto de las necesidades, la persona busca cumplir estas.

Al contario que los primeros niveles, donde las necesidades eran más básicas y primarias, las necesidades de autorrealización son más abstractas y complejas, ya que están orientadas al desarrollo personal del individuo y no se consiguen con acciones concretas como la comida o la bebida, que requieren de comer o beber, si no con acciones planificadas a largo plazo y donde el efecto de la acción no suele ser inmediato.

Estas necesidades de las personas estarían enfocadas en buscar la autorrealización y el crecimiento personal, así como el deseo de llegar a ser todo lo que uno puede llegar a ser. La creatividad, la moralidad, el sentido del humor, la aceptación de sí mismos y la resolución de problemas son ejemplos de esto.

Maslow explicaba que estas necesidades eran aquellas que eran congruentes con los deseos internos de la persona, poniendo un ejemplo, sería  el deseo de querer ser abogado.

 

TIENES A TU DISPOSICIÓN MAS DE 300 ARTÍCULOS EN NUESTRO BLOG, APRENDE DIDÁCTICAMENTE TEMAS DE PSICOLOGÍA QUE TE INTERESE, ENTRA EN NUESTRO BLOG       

SI TE HA GUSTADO ÉSTE ARTÍCULO, AYÚDANOS Y COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES

Autor: Juan Ignacio Sanz

Compartidos
Compartir esto