ORIGEN TRAUMÁTICO DE LA VERGÜENZA

superar la vergüenza

Qué es la vergüenza patológica

La vergüenza puede llegar a ser un sentimiento altamente invalidante, que limita la participación plena en la vida, el disfrute, la espontaneidad y la alegría. ¿De dónde viene la vergüenza y para qué sirve? ¿Qué podemos hacer para que no nos impida vivir en plenitud?

 

Sin pensarlo demasiado, cualquier persona puede llegar a la conclusión de que sentir vergüenza es beneficioso desde un punto de vista social, en tanto que es una forma de contención que impide que hagamos cosas que colectivamente están consideradas como negativas o perjudiciales o inmorales.

Pero en muchos casos, esta relación no es evidente, y en otros muchos, es solo una aseveración falsa.

Sentimos vergüenza de forma condicionada, por reprobación social o asunción de mensajes relativos a cómo deberíamos sentirnos ante un comportamiento, aunque en ocasiones no se estén valorando todas las circunstancias que fácilmente podrían justificarlo. Por ejemplo:

En la niñez, cuando no tenemos capacidad de autorregularnos emocionalmente y la acción es nuestro principal vehículo de canalización de las emociones, la vergüenza, que se caracteriza por la inhibición, actúa como un freno natural del comportamiento impulsivo.

qué es la vergüenza

Este freno es protector siempre que alguien cercano sea capaz de calmarnos y transformar este sentimiento de vergüenza, y los sentimientos de ira o de tristeza o de alegría previos que activaron la vergüenza, para ayudarnos a controlarnos de una manera más eficaz y consciente.

De otro modo, se instala en la psique el mensaje de que las necesidades emocionales que tenemos no merecen aprecio o no deberíamos tenerlas. En definitiva, las interpretamos como vergonzosas.

En otro tipo de circunstancia, cuando estamos en una situación de vulnerabilidad en la que la sumisión es la mejor respuesta, podemos quedarnos paralizados, se produce un bloqueo total. Esta es una respuesta del sistema nervios sobre la que no tenemos ningún control.

Sin embargo, puede hacerse el juicio de que “debería haber reaccionado de forma distinta, debería haber sido más valiente, y debería avergonzarme por mi comportamiento”.

Entonces, la vergüenza, que en inicio se activa como un mecanismo de pura supervivencia, que bloquea la acción que podría resultar más peligrosa que la parálisis, puede quedarse anclada en la persona y quedar inscrita como un fallo de la personalidad que sigue avergonzando.

vergüenza

ORÍGENES TRAUMÁTICO DE LA VERGÜENZA

En ocasiones, por tanto, la vergüenza tiene un origen traumático, aunque la persona no pueda vincular sus sensaciones físicas sobrevenidas con ningún acontecimiento que lo explique desde un punto de vista lógico, por la razón de que las situaciones que sobre pasan nuestra capacidad de afrontamiento, es decir, traumáticas, “desenchufan” la parte pensante de nuestro cerebro y se guardan en la memoria sin palabras, sin narrativa, exclusivamente como sensaciones corporales.

De este modo, cuando algo activa el recuerdo, al no ser un recuerdo que puede reconocerse en el pensamiento sino solo con el cuerpo, se vive la experiencia de sensación sobrevenida sin más.

Es fundamental comprender que, en estos casos, a pesar de que la vivencia es la de estar en peligro, el peligro no está en el presente, sino que estuvo en el pasado y el cuerpo está reviviendo en lugar de recordando.

En este momento resulta útil hacerse cargo de este malestar de forma compasiva y no crítica, y rebajar la activación fisiológica que podemos percibir en forma de temblor, sonrojo, pensamientos acelerados, etc., usando la respiración abdominal y técnicas de relajación muscular apropiadas, en lugar de incrementarla con autocensura o evitación.

Por supuesto, muchas personas necesitan ayuda profesional para ello. Si es tu caso, no dudes en pedirla.

 

CONOCE MÁS SOBRE LOS TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN, ENTRA EN ESTE ARTÍCULO

PUEDES LEER TODOS NUESTROS ARTÍCULOS SOBRE LAS DIFERENTES TERAPIAS PSICOLÓGICAS EN LAS QUE TE PUEDES BENEFICIAR

SI TE HA GUSTADO ÉSTE ARTÍCULO, AYÚDANOS Y COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES

Autora:Elsa García

Compartidos
Compartir esto