Características psicológicas de las personas avaras

Psicología de las personas Avaras

Definición de la Avaricia

 
Con avaricia, del latín avaritia,  nos referimos al deseo o afán excesivo de poseer riqueza u otras posesiones, y de atesorarlas. En palabras del psicólogo Erich Fromm, “un pozo sin fondo que agota a la persona en un esfuerzo interminable para satisfacer la necesidad sin alcanzar nunca la satisfacción”.

Mencionada y tratada por religiones y literatura a lo largo de la historia, forma parte de los siete pecados capitales, como una actitud común a todos los seres humanos que suele ser penada en el contexto religioso, junto con la gula y la lujuria constituye uno de los pecados por exceso.

¿De dónde proviene la avaricia?

 
La necesidad de tener, a pesar de no ser relevante desde el punto de vista etiológico (como la necesidad de alimentarse, por ejemplo), puede provenir del instinto básico de acumulación que se observa en la naturaleza, por el que muchas especie atesoran comida y elementos que no les hace falta en ese momento, pero como prevención ante situaciones adversas que se puedan presentar.

Desde el punto de vista evolutivo, sin embargo, se ha relacionado la avaricia, la actitud tacaña y el afán de acumulación de cosas materiales con el hecho de haber tenido una primera infancia de negligencia o de poca afectividad con las figuras de apego principales.

A menudo en este tipo de casos, los objetos materiales son lo único sobre lo que el niño ha podido ejercer un control, pues no ha podido manipular el resto de las circunstancias adversas externas en su beneficio o por su seguridad. El placer pues, en su sentido más básico, se ha centrado siempre en tener y retener, y por tanto, estaría depositado en lo material. Un juguete, o una manta por ejemplo, pueden constituir símbolos de seguridad y protección para un niño que se siente indefenso.
 
Por otro lado, la neurociencia habla de que el dinero o lo material despierta los mismos centros cerebrales del placer y de la recompensa que cualquier otra droga como podría ser la cocaína. En este caso la dopamina sería el neurotransmisor implicado en las sensaciones placenteras y en la búsqueda de la repetición de la acción que nos ha proporcionado el mismo.

Avaricia significado

TAMBIEN TE PUDE INTERESAR LEER CÓMO SON LAS PERSONAS TÓXICAS

La trampa de lo material

 
En la actualidad, vivimos en una sociedad en la que nos definimos por nuestras pertenencias, “Tanto tienes, tanto vales”, es el lema. Tendemos a respetar y admirar a aquellos que tienen mucho dinero, coches, casas, ropa y los ponemos en un pedestal como si fueran nuestro modelo a seguir.

La publicidad nos avasalla con mensajes implícitos de felicidad eterna y omnipresente si nos compramos el reloj o el coche que anuncia, o si compramos esa prenda con la que seremos irresistibles y el centro de todas las miradas. Solo hay que mirar las cuentas más famosas de cualquier red social y del tipo de vida que se promueve, y cómo de manera implícita, nos llega un mensaje que nos dice que algo estamos haciendo mal y que lo que uno necesita para ser igual de feliz que todas las personas en las fotos es tener todo lo que ellos tienen.

Avaricia significado

Este afán por tener, nos pone ante una actitud avariciosa, en la que queremos mucho más de lo que realimente necesitamos.  Caemos en la comparación con los demás y lo que poseen, intentamos atesorar y evitamos compartir demasiado, no vaya a ser que nos quedemos sin nada. Sin embargo, la avaricia va más allá del mero placer de acumular. Detrás de esta fachada del Sr. Scroog (el personaje de la novela de Chales Dickens), en la que solo vemos codicia y egoísmo, existe una persona tremendamente insatisfecha.


¿Qué nos ocurre cuando toda insatisfacción la cubrimos con lo material? Que nos convertimos de algún modo en esclavos de un miedo a no tener, a la pérdida del “poder” o de aquello que hemos creído que nos haría salir de nuestra infelicidad. El avaro no consigue disfrutar ni saciarse con esas pertenencias, por ello siempre va a querer más y más, y su deseo de tener no va a tener límites. Solo quiere tener para que no le falte, no para disfrutar.

Avaricia significado

Llevada al extremo, es tal este deseo que las personas avaras son capaces de propasar barreras legales y éticas para cumplir su objetivo. Se convierten en personas codiciosas y egoístas, con la atención puesta en sacar tajada de cualquier situación, solo dan si se les da y temen prestar cualquier cosa por miedo a que no vuelva.
 
Como vamos viendo, no suelen ser personas que definiríamos como felices y plenas, pues están constantemente nadando en una sensación de carencia. El afán de acumular podría deberse a la falsa creencia de “cuánto más tenga, mejor me voy a sentir”, es decir, para ellos la felicidad está ligada a lo material.
 
Para ellos el dinero y las pertenencias  valen más que su valor monetario real, valga la redundancia. El dinero es autoestima y no pueden permitirse perderlo. La acumulación les otorga una sensación grande de seguridad y de control sobre la sensación tan insoportable que experimentan de miedo al futuro, y a la ansiedad que les produce el no tener.

La avaricia además es comparativa, quiere decir que las personas que la padezcan de una forma más exacerbada van a estar siempre atentas al exterior y no van a permitir que el de al lado tenga más que ellos. Esto les producirá una gran sensación de frustración.

Hay estudios que demuestran que las personas avariciosas suelen ser más proclives a desarrollar problemas de ansiedad, depresiones y problemas de adicciones.
 

Refran antiavaricia “No es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita”

 
Para prevenir el caer en este bucle avaricioso quizás la primera premisa sería cambiar el foco desde la carencia hacia la abundancia. El poner la atención en aquello que tenemos y no en aquello que nos falta e intentar tener una actitud de agradecimiento hacia todas ellas. También es recomendable pedir ayuda de un profesional de la psicología para que nos ayude a gestionar y entender la sensación de vacío e insatisfacción que puede  encubrirse detrás de ese telón de falsa abundancia.

PUEDES LEER TAMBIEN SOBRE EL PERFIL DE LAS PERSONAS DESCONFIADAS

 Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales
 

Autora: Cristina Marín
Compartidos
Compartir esto