ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent
Centro Cepsim Madrid

trastornos de apego, cómo afecta a la vida adulta

trastornos de apego, cómo afecta a la vida adulta

Trastornos del apego, cómo afectan en la vida adulta

¿Qué es el apego?


Se ha visto que todos venimos al mundo con una predisposición innata para establecer uniones con nuestra figura de cuidado o cuidador principal, es algo necesario para nuestra supervivencia y desarrollo. Esta es la base del apego o attachment, teoría desarrollada en primera instancia por John Bowlby. El apego se refiere al vínculo que se establece entre un bebé y sus cuidadores principales y que provee al bebé de seguridad y regulación de los estados internos. Algunas funciones que desarrollaremos en la edad adulta, empiezan en los primeros años y se explican a través del apego.


Funciones del apego


Algunas funciones del apego son:
  • Ayuda a desarrollar y consolidar el cerebro del bebé y es tan importante para la supervivencia y el desarrollo en el Ser Humano (y otras especies) que se sitúa por encima de otras necesidades biológicas.

  • A través del apego los seres humanos conocemos el mundo y sentimos seguridad y coherencia tanto sobre nosotros mismos como sobre aquello que nos rodea.

  • El apego es tan innato que cuando un bebé es separado de su figura de apego, el cerebro activa todo un conjunto de emociones y conductas para buscar la cercanía y la seguridad en las personas significativas. Esto explica por qué los niños tienen ansiedad cuando se les separa de sus padres y por qué solo se calma cuando estos vuelven. 

  • El apego influirá en cómo seremos como adultos, en los conceptos que crearemos, en la seguridad que tendremos en nosotros y en el resto de personas, y en cómo vinculamos con las figuras trauma de apegoimportantes (hijos, parejas). Si en la infancia el apego ha sido principalmente ansioso, de adultos buscaremos o huiremos de un otro significativo (especialmente la pareja), teniendo miedo, ansiedad o ira si ésta se aleja o alejándonos antes para evitar el abandono.

  • Del apego dependerá en gran parte la capacidad de regulación interna (emocional).

  • Del apego depende que creemos una visión sólida y estructurada de nosotros mismos.

Si se producen dificultades en las relaciones primarias o en la seguridad del bebé, se pueden desarrollar los denominados traumas de apego.
 

Tipos de apego


Dependiendo de las experiencias que la persona tenga en la infancia, estos son algunos tipos de apego que podemos encontrar:
  • Estilo evasivo o evitativo: se desarrolla frente a personas que no son muy presentes o sensibles a las necesidades del niño. Un ejemplo ser

     

    ía el niño que llora desconsoladamente y no obtiene respuesta ninguna de su cuidador. El niño se acaba calmando por agotamiento, pero aprende que no puede fiarse ni depender de nadie. Suelen ser niños que parecen calmados frente a las separaciones de sus figuras de apego, pero los estudios han demostrado que en realidad estos niños sienten una gran ansiedad, aunque no la exteriorizan. Si lo vemos desde un plano más evolutivo, este tipo de apego también se desarrollaría cuando crecemos en un ambiente muy peligroso, donde las probabilidades de sobrevivir son difíciles. En estos contextos lo más probable es que no se creen lazos estrechos puesto que la persona tendría la sensación de poder perderlos.

  • Estilo ansioso o ambivalente: suelen ser niños que crecen con figuras de apego más pendientes de sus propias necesidades que de las necesidades del niño. Estos niños crean respuestas de protesta muy fuertes, puesto que el adulto responde de manera variable. Tienden a hipervigilancia y necesitan permanecer cerca de las figuras de apego constantemente, pues no pueden interiorizar si esta está disponible o si por el contrario desaparecerá.

  • Estilo seguro: Cuando por el contrario las personas que deben proteger y atender al niño son consistentes, los niños desarrollan un apego donde aprenden a regularse por ellos mismos y sienten que los demás son personas confiables y el mundo un lugar seguro. Pero esto puede resultar desadaptativo si el ambiente donde tendrá que vivir el futuro adulto es peligroso.

     

trauma de apego


¿Cuáles son los trastornosde apego?


Es importante entender que el apego no es algo patológico, sino que es una respuesta adaptativa a los diferentes contextos y personas que hemos tenido en nuestra infancia y que resurge en la edad adulta con diferentes perfiles de persona.  

Los trastornos de apego surgen cuando el niño debe responder frente a situaciones traumáticas o cuando sus figuras de apego son poco consistentes, por ejemplo cuando sus cuidadores no responden a las necesidades emocionales o físicas del infante, como ocurre en los casos de negligencia o cuando la persona que debe proveer seguridad y afecto es la misma que produce miedo, como en las situaciones de maltrato o abuso.


En estos momentos el apego se construye como fuente de trauma o como una desorganización de la respuesta de apego, esto es, como no sirven los otros tipos de apego para establecer un vínculo con la persona significativa, el niño desarrolla visiones y conductas patológicas (se queda parado, busca contacto pero al mismo tiempo tiene miedo, rechaza al cuidador pero lo anhela, etc.), esto se denomina apego desorganizado, el cual es visto por algunos autores lo ven como una cuarta clasificación del tipo de apego y otros sin embargo lo especifican como la desorganización en el apego cuando las otras estrategias no funcionan.


¿Cómo afectan los traumas de apego en la vida adulta?


trauma y trastorno de apegoEl apego, como se ha definido al principio, condiciona la forma en que nos vemos, interpretamos a los otros y al mundo y cómo nos relacionamos, especialmente con figuras importantes como la pareja o los hijos.

Si quieres saber como afecta el apego en nuestras elecciones y relaciones de pareja en la vida adulta, entra en este artículo

Hay que tener en cuenta que el apego, aunque es importante, no es una clasificación de la personalidad y que las personas somos mucho más que el apego, por lo tanto habrá otras variables que nos afecten en nuestro desarrollo personal: experiencias, ambiente, genética, sociedad, cultura, etc.

A parte de esto hay que recordar que los niños establecen diferentes tipos de apego con diferentes personas, así con un padre frío pueden desarrollar un apego evitativo y tener al mismo tiempo un apego seguro con una madre cálida, acogedora y respetuosa, que ofrece consuelo al tiempo que deja libertad de exploración al niño. Aclarado esto, algunas consecuencias que están afectadas por los trastornos del apego son:
  • Incapacidad de la persona de auto-calmarse y auto-regularse

  • Disociación

  • Dependencia emocional

  • Evitación de los vínculos cercanos

  • Miedo al abandono

  • Visión del mundo como peligroso o demasiado seguro

  • Visión distorsionada de los otros: como agresores, como manipuladores, como peligrosos o con malas intenciones.

  • Visión de uno mismo como inseguro, incapaz, inadecuado, malo, víctima, trastornos del apegopeligroso, agresor…

  • Conductas de protesta: llorar, gritar, agredir, suplicar… especialmente en momentos que sienten que el vínculo puede romperse o corre peligro.

  • Llevar a las parejas a límites, ponerlas a prueba, estar constantemente buscando su aprobación o verificando que las quieren (especialmente en apegos ambivalentes), evitarlas activamente o sentirse atrapados en vínculos cercanos (apegos evitativos).

  • No resolver los duelos adecuadamente

  • No tolerar la frustración o ciertas sensaciones corporales.

  • Engancharse emocionalmente a ciertos tipos de persona, incluso aunque estas puedan ser tóxicas o perjudiciales para uno.

  • Aventurarse en experiencias peligrosas o nocivas

  • Desorganización de la personalidad y del concepto del yo

  • Trastornos de la personalidad también se han relacionado con los traumas tempranos de apego.

  • Baja capacidad de mentalización (pensar sobre uno mismo, sobre los demás o sobre las relaciones que se establecen), tomar sus pensamientos como ciertos, pensar más motivos de los que realmente existen, aceptar una conducta como la prueba de algo, etc.

Por otro lado, también se llegó a la conclusión que ciertos tipos de depresión parecía derivar o estar influidas por los apegos inseguros en la infancia, siempre teniendo en cuenta la multicausalidad de la depresión (no suele existir una sola causa que la explique ni que la mantenga). La relación que se ha encontrado en los estudios sería la siguiente:
 
  • El Apego ansioso-ambivalente estaría más relacionado con un tipo de depresión denominada dependiente o anaclítica. En ella domina el miedo a la pérdida del amor del otro, la necesidad de reasegurar el vínculo con el otro (saber que no se irá, que se pueden fiar de él), y la necesidad de relaciones confiables. Cuando se pierden se genera: Enojo, rabia, culpa, ansiedad.

  • El Apego ansioso-evitativo estaría más relacionado con un tipo de depresión denominada introyectiva o de alta autocrítica, donde la persona tendería a buscar y a luchar constantemente por tener una autoimagen positiva y con tendencia a la búsqueda de la perfección cosa que, como es de esperar, difícilmente puede conseguirse. El no obtener estos resultados le supondría sentimientos de desvalorización, culpa y fracaso.
     

trastorno de apgo

Tratamiento de los trastornos de apego

El tratamiento para los trastornos de apego se basa en ayudar a la persona a crear vínculos más seguros y beneficiosos, en cambiar ciertas creencias o esquemas mentales que ha dado por válidos, en ayudarle a vincular de un modo más sano y a reaprender a interpretar la realidad, siempre desde la cercanía y comprensión del terapeuta.

El terapeuta trabajará desde diferentes corrientes y estrategias como el psicoanálisis relacional, la terapia Gestalt o en casos de trauma grave, el EMDR, que se ha visto como una técnica muy efectiva para este tipo de trastornos. Otras estrategias como la Terapia Basada en la Mentalización o la Terapia Basada en la transferencia pueden ayudar a reparar el apego, especialmente en casos graves como los trastornos de la personalidad. Sea como sea, el psicólogo ayudará a la persona a vivir desde un lugar más seguro, reparando los daños del apego que actualmente le hacen sufrir.

SI TE GUSTA ESTE ARTÍCULO, COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES
 

Autora: Sara Sarmiento

Comentarios

Nuevo
Comentario Autor
Fecha