Centro Cepsim Madrid

Consejos para padres fomentar la autoestima en los niños

Consejos para padres fomentar la autoestima en los niños

CONSEJOS PRACTICOS PARA PADRES: COMO FOMENTAR LA AUTOESTIMA EN NUESTROS HIJOS.
 

Este artículo es el segundo dedicado a coocer los secretos para aumentar la autoestima en los niños. En este segundo blog describiremos nuestros consejos prácticos para padres que quieren fomentar la autoestima en sus hijos.
 

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES PARA FOMENTAR LA AUTOESTIMA EN EL NIÑO?

 
Partimos de la base de que es importante desarrollar una autoestima adecuada, ni baja ni muy alta, sino una autoestima acorde a lo que somos.
Como ya hemos indicado, la autoestima se verá afectada por las expectativas que  tengan los padres de sus hijos, por las consideraciones y las críticas que le hagan los adultos, porque la opinión que  los adultos tengan del niño influenciará en la percepción que se vayan formando de sí mismos. En este sentido podemos decir “Nos miramos como hemos sido mirados”.

Puede suceder que a veces los niños puedan presentar síntomas o problemas de baja autoestima. Los padres no deben desesperarse, sólo deben prestar atención, desarrollar estrategias para que los superen y si no pueden y/o es difícil, que no se dude en consultar a un psicólogo.
Algunas de estas estrategias son:

Acepta a tu hijo como es. Todos los seres humanos tienen virtudes y defectos, tu hijo también. En este sentido no pidas que sean perfectos. Para toda persona es importante ser aceptado como es. Esto brinda seguridad y fortaleza para cambiar lo que sí se puede cambiar de uno mismo.

Ser como adulto un modelo positivo y cercano. Si se acepta también usted tal como es y no es tan exigente consigo mismo o si es pesimista o poco realista sobre sus capacidades y limitaciones, su hijo puede terminar siendo el reflejo de usted. Cuidar la propia valoración de sí mismo es el mejor modelo que tendrá su hijo para seguir.

Dar amor incondicional. Este amor sin condiciones se produce con lo anteriormente dicho, aceptándole con sus fortalezas y debilidades. En este sentido es importante indicar que cuando te enfades con él por algo que ha hecho, enfádate con lo que hizo, con su comportamiento y no con él como persona, siempre tiene que ser claro que lo inaceptable es la conducta no él. No le digas “eres un niño malo”  “así no te quiero”, sino “lo que has hecho es malo” “no me gusta eso que haces”. Podemos estar enfadados con el niño, pero eso no implica que en ese momento le dejamos de querer, es más, el mensaje debería ser, “porque te quiero y quiero que seas feliz, hay cosas que no puedo permitir que hagas”. Si queremos cambiar una conducta o una forma de pensar, los mensajes van hacia  esa conducta o forma de pensar no hacia el niño.
También demuestre ese amor que es importante para estimular la autoestima de su hijo. Dígale todo lo que lo quiere y lo orgulloso que está de él. Elógielo con frecuencia pero de manera honesta, sin exageraciones ya que los niños perciben cuando se es sincero y se dice desde el corazón.

Fomentar la autoestima en niñosValidar lo que siente. Cuantas veces, nos hemos sentido incomprendidos como adultos cuando alguien nos ve mal y nos dice “no te sientas así, ponte bien”, “no le des importancia, ya pasará”, “olvídate de eso”, como si fuera fácil, como si pudiéramos borrar el malestar con un chasquido de los dedos.  Imagínate lo que eso puede repercutir en nuestros hijos. Para aprender a manejar las emociones y resolverlas, tenemos que aceptar que existen y están para algo. Hay situaciones que ponen triste y está bien sentirse triste, hay situaciones que enfada y está bien estar enfado, porque esas emociones bien gestionadas nos ayudarán y nos orientarán a superar el malestar. Valida las emociones de tu hijo, que no pasa nada por sentirlas, ayúdale a que reflexione contigo, por qué se siente así y que puede hacer para superarlas, ayúdale a tolerarlas, ya que a veces necesitamos tiempo (un duelo, una pérdida no se soluciona de un día para otro) así tu hijo no tendrá miedo de esas emociones. Al validarle lo que sientes, también le ayudamos a desarrollar la empatía, ya que nosotros en ese momento empatizamos con él: “comprendo que te haga sentir mal”.

Evita etiquetar a tu hijo.  Las etiquetas negativas se vuelven creencias limitadoras perdurables en el niño cuando se hace adulto. Estas etiquetas se pueden trasmitir de muchas maneras, seriamente, como broma o burla, desde el cariño, pero todas ellas producen malestar. Por ejemplo le puedo decir enfadado al romper algo: “¡¡¡¡¡eres un torpe!!!!!”. O decirle como broma reiterada “manos de mantequilla” o también: “deja cariño, lo hago yo porque tu rompes todo”. Sea como sea el tono del mensaje, al niño le quedará soy torpe, no sirvo y se impondrá como una creencia que le limitará e su vida. Los niños están aprendiendo, si de entrada les encasillamos, se quedarán allí, como el agresivo, el torpe, el inútil, etc.


MAS CONSEJOS PARA FORTALECER LA AUTOESTIMA DE TU HIJO


Una pequeña advertencia. Las etiquetas que sobrevaloran y no se ajustan a la realidad tampoco son positivas: “eres el mejor del mundo” “nadie puede contigo”, etc.

Elogiar a sus hijos. Esta consigna va en relación a lo anterior Concéntrate en las cosas positivas que hace tu hijo y remárcaselas, siempre sin sobrevalorar. Si le remarcas las cosas positivas, tú hijo tendrá la sensación de haber logrado algo y su autoestima se fortalecerá. Además sabrá por qué.
 
Tampoco lo compares cuando hace algo mal,  como: “tu hermano es mejor” “tu primo saca mejores notas”.  Es probable que se sienta avergonzado, no querido, envidie al otro. Esto es lo mismo para las comparaciones positivas: “Tú eres el mejor jugador”, coloca al niño e un nivel de exigencia permanente difícil de alcanzar.
 
Escúchale y bríndale un espacio de intimidad para que pueda hablarte y tú puedas responder. Prestar atención no es escucharle mientras veo la televisión o estamos en otra cosa, es mirarle, comprenderle, validarle. También reconozcámosle cuando no sabemos algo.  

En este sentido Tratar a tus hijos con respeto, pidiéndole que él te respete a ti. Hay que escucharle, pero no siempre cuando él quiera, hay momentos.

También reconózcale su esfuerzo y tenga en cuenta cómo le transmite las cosas, por ejemplo, si su hijo no ha jugado el partido de futbol y ha sido suplente diciéndole: "Bueno, la próxima vez trabajarás más y lo conseguirás", puede hacer que el niño lo entienda como “no trabajo lo suficiente”, “mi padre no está contento”, etc. En cambio se puede decir algo similar pero que tiene otro significado: "Bueno, esta vez no entraste en el equipo, pero estoy orgulloso del esfuerzo que haces, si sigues así puedes conseguirlo".

No olvidarse: Validar el esfuerzo y luego marcarles que para conseguirlo hay que persistir, aceptando los malos momentos y las frustraciones. En este sentido aliéntalo, ya que necesita tu apoyo. Dile que crees en él y que lo animas a seguir adelante. Hay que alentarle y apoyarle en el camino y no sólo valorar el logro alcanzado.

Fomenta la autoestima en los niñosEstimúlale para que tome sus propias decisiones y pueda resolver sus problemas, aunque se equivoque, ya que para aprender a manejar las desilusiones y frustraciones, primero hay que vivirlas. Por ello, deja que cometa errores. Porque es algo que no puedes evitar y él tiene que aprender a superarlo. 
También reconoce tus propios errores, recuerda que eres su modelo. Para alcanzar nuestros éxitos, tendremos en el camino tropiezos, tomaremos malas decisiones, pero si aprendemos a sobreponernos, podremos seguir avanzando. En este sentido, también permite los riesgos saludables, animándole a experimentar y explorar cosas nuevas, aunque se equivoque, si no lo hace no se puede tener éxito.  

Ve dejando que asuma responsabilidades acorde a su edad –no pidas más de lo que puede-. Darle responsabilidades alcanzables les ayuda a crecer y  madurar, se sienten capaces y sienten que confían en él.

Fomenta la cooperación y la participación. Esto favorece la autoestima y la confianza en los demás, además de aprender a trabajar en equipo.

Establece límites acorde a su edad. Los límites tienen que ser claros y concisos y se deben respetar, aunque hay que ser flexibles, el límite debe mantenerse, por ejemplo si decimos que a una determinada hora se acuesta, hacerlo un día sí y otro no, no es lo adecuado.

Fomente los intereses y habilidades de sus hijos. No exijamos a nuestros hijos que les guste lo mismo que a nosotros o que se sumen a nuestros intereses, enséñale a saber que les gusta y a que lo desarrollen.

Acepta tus propios errores y discúlpate, lo importante para un niño, no es que su padre no se equivoque, sino que pueda rectificar, disculparse y reparar. Los hijos no quieren padres perfectos, quieren padres que les amen.

Por último, destacaremos un punto importante que engloba muchas características anteriores, crea un
ambiente de seguridad y amor para que se desarrolle
, donde no se tolere la violencia y se fomenten los buenos tratos, el respeto y la empatía.

Estas indicaciones no son un recetario, son propuestas para ir incorporando, educar es una tarea difícil y larga, por ello, revisemos nuestra propia autoestima e incorporemos estas indicaciones a nuestras vidas.
Y si ves que te cuesta y que ves que tu hijo necesita ayuda, no dudes en recurrir a un profesional, con un poco de ayuda, los niños pueden desarrollar una vida plena.

Si quieres leer el artículo sobre los secretos para aumentar la autoestima en los niños.

Si tu hijo tiene baja autoestima y no sabes como ayudarle,
puedes llamarnos

 
Consejos para fomentar la autoestima

Comentarios

Nuevo
Comentario Autor
Fecha