Centro Cepsim Madrid

PERSONALIDADES EGOCÉNTRICAS. CÓMO DETECTARLAS

PERSONALIDADES EGOCÉNTRICAS. CÓMO DETECTARLAS

PERSONALIDADES EGOCÉNTRICAS: CÓMO SON Y COMO LIBRARTE DE ELLAS

Cómo son las personas egocéntricas


Cuando decimos que una mujer o un hombre es egocéntrico, nos referimos a ese tipo de personas que solamente piensan en sí mismas, que únicamente hablan de ellas y para las cuales los demás están generalmente en un segundo plano.
 
El egocentrismo constituye una parte importante de nuestro desarrollo normal, siendo un rasgo muy claro durante la infancia y la adolescencia. Pensemos que cuando un niño es pequeño, todo gira en torno a él, sus necesidades, atenderle, mimarle, entre miles de otras cosas que requieren la atención de los adultos que le cuidan. El niño siente, en el mejor de los casos, que es el sol del sistema solar familiar en el que crece. Por otro lado, el niño conoce el mundo solo desde su punto de vista, por lo que no es capaz de entender que existan tantas perspectivas como personas.
 
Posteriormente, en la adolescencia los rasgos egocéntricos se hacen más evidentes aún, pero en este caso, se desarrollan en un contexto social. Probablemente reconozcáis frases como “es que nadie me entiende”,“ esto solo me pasa a mi”, “si hago algo todos lo van a saber”…etc. Esto es lo que se llama “audiencia imaginaria”, es decir, el adolescente se siente el centro de todas las miradas y cree que todo lo que dice y hace genera interés en los demás.
 
A pesar de que todos podamos tener ciertos rasgos egocéntricos, y de que éstos sean una parte normal de nuestro desarrollo, hay que diferenciarlos de lo que llamamos personalidades egocéntricas,  personas en las que esos rasgos persisten en la edad adulta de una manera notoria. Este tipo de personalidad se puede forjar, por ejemplo, en niños que han vivido en hogares donde algo sobró  o faltó a nivel emocional.
 
personas egocéntricas

A grandes rasgos, las personalidades egocéntricas se caracterizan por tener una autoimagen distorsionada al alza, un déficit en lo que respecta a la capacidad de empatizar y son muy sensibles a las valoraciones negativas de los otros, lo que desencadena muchas dificultades en las relaciones sociales.
 

Te puede interesar tambíen nuestro artículo sobre los narcisistas


Características de las personas egocéntricas

 
Las personas con personalidad egocéntrica presentan de cara a la galería una autoconfianza arrolladora y una gran autoestima, pues hay una parte de ellos que verdaderamente cree tener capacidades y ciertos talentos que les diferencian de los demás y por los cuales destacan. Sin embargo, ambos rasgos actúan como mecanismo de defensa, escondiendo una autoestima muy frágil y una autoconfianza poco sólida, ambas sujetas a la variabilidad de opiniones externas.
 
Suelen mostrar sentimientos de omnipresencia y de grandeza, teniendo una visión distorsionada de los logros que consiguen. Son tremendamente ambiciosos y suelen tener unas expectativas a veces desmedidas sobre lo que van a conseguir en la vida. Su imagen de la realidad que les rodea no suele ser fidedigna, pues tienden a aceptar solo aquello que cuadra con las ensoñaciones engrandecidas que tienen y por ende, rechazan todo aquello que pone en duda la autoimagen concreta en la que ellos se apoyan.
 

personalidades egocéntricas y narcisistasAl estar tan centrados en ellos mismos, la capacidad de ver al otro y empatizar es muy limitada. Les cuesta reconocer sentimientos en los demás y tienen dificultades en darse cuenta de que lo que dicen o hacen puede afectar a las otras personas.
 
Necesitan sentirse constantemente halagados y admirados por los otros, y de hecho se muestran hipersensibles a cualquier crítica externa. Esto hace que la persona egocéntrica esté constantemente comparándose con los demás, y vive con frustración que otro sea mejor que ella en algo. Probablemente cuando esto ocurra sentirá una gran envidia, que intentará cubrir con una actitud de superioridad, poniéndose por encima de la persona en cuestión y descalificando sus logros despectivamente.
 
Suelen sentirse con derecho sobre otras personas, pues se sienten superiores en la mayor parte de los casos, y muestran comportamientos que podríamos calificar de “maquiavélicos”, en la medida en que tienden a utilizar al otro solo si les proporciona algún beneficio o pueden obtener algo a cambio. Son controladores, y utilizan la manipulación como una herramienta principal en sus relaciones para buscar el reconocimiento que necesitan. De hecho, el chantaje emocional suele ser muy frecuente en estas personas.
 
Su patrón de comunicación se caracteriza por el Yo, utilizando pocas veces el nosotros. Las personalidades egocéntricas suele hablar de  ellas mismas, de sus logros, sus ideas y cualquier tema que se trate en una conversación será utilizado para desembocar en algo que tenga que ver con ellas.
 
Todos estos rasgos descritos anteriormente hacen, como es evidente, que estas personas egocéntricas tengan muchas dificultades en las relaciones interpersonales, pues debido a sus actitudes las personas que les rodean terminan por rechazarles, cansadas de sentirse utilizadas, de no ser vistas o de su incapacidad de reconocer las cualidades que presentan. Es muy frecuente que debajo de toda esta fachada, se sientan muy solos y que tengan sensaciones de vacío de forma recurrente.

 
 personas egocéntricas
 
Como ya dijimos al principio del texto,  esta fachada grandiosa no hace más que esconder una gran inseguridad, una necesidad constante de aprobación y reconocimiento de los otros, y por ello, esa tendencia a engrandecer cualquier cosa que hagan y a menospreciar cualquier logro ajeno que pueda ensombrecerles. Son por tanto personas frágiles y necesitadas de afecto, intentando encontrarlo erróneamente a través del hacer y no del ser.
 
Desde la psicoterapia podemos ayudar a las personas que presentan este tipo de rasgos egocéntricos. Intentar que se sientan comprendidas, encontrando un espacio en el que no haya la necesidad de tener que hacer un alarde de omnipotencia para recibir una valoración y que poco a poco sienta que el otro no siempre es un enemigo dispuesto a competir.
 
Por otro lado, también en psicoterapia podemos ofrecer un apoyo a aquellos que conviven con personas de  estás características, que puede estar sufriendo una herida notoria de valoración y pueden no estar sintiéndose vistas.
 

También te puede interesar nuestro arículo de cómo detectar a las personas egocéntricas y narcisistas en la pareja

SI TE HA GUSTADO ESTE TEXTO COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES

Autora: Cristina Marín

Comentarios

Nuevo
Comentario Autor
Fecha