Centro Cepsim Madrid

Trastornos delirantes, características y síntomas

Trastornos delirantes, características y síntomas

TRASTORNOS DELIRANTES. CARACTERÍSTICAS

Qué son los trastornos delirantes


En este artículo se pretenden describir de forma breve las diferentes caras o características que puede presentar un trastorno delirante.    
 
El trastorno delirante consiste en una enfermedad mental con una predominancia de ideas que, a pesar de ser objetivamente irreales o irracionales, la persona presenta serias dificultades para entender la irracionalidad de las mismas. La frecuencia de dicho trastorno no es tan elevada como la esquizofrenia, dándose así en el 0,03% de la población.
 
Las alucinaciones o delirios difieren de las creencias irracionales, ya que, en el segundo caso, la persona puede ser capaz de percatarse de la falta de racionalidad de éstas. Esto es algo que no ocurre en el trastorno delirante: los delirios pueden darse en aspectos sumamente frecuente de la vida de las personas, como el ser víctima de una mentira por parte de los amigos o el estar siendo engañado por la pareja.

 
Trastornos delirantes
 
TE PUEDE INTERESAR LEER SOBRE 10 TRASTORNOS PSICOLÓGICOS RAROS

A pesar de la ocurrencia de dichos delirios, las personas que padecen esta patología pueden aparentar ser personas enormemente adaptadas y resueltas en sus vidas, pudiendo llegarse a confundir con un comportamiento típicamente celotípico, una suspicacia más agudizada o lo que llamaríamos una hipocondría. Suelen ser en general las conductas derivadas de las ideas delirantes y no las propias ideas las que evidenciarían el problema.
 

Para establecer un diagnóstico de trastorno delirante, la persona ha de presentar los siguientes síntomas según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM):
 
  1. Ideas delirantes no extrañas de por lo menos un mes de duración.

  2. Nunca se ha cumplido el criterio A para la esquizofrenia.

  3. El comportamiento psicosocial de la persona no se encuentra afectado y el comportamiento no es percibido como raro o extraño.

  4. En caso de producirse trastornos afectivos de forma simultánea a las ideas delirantes, la duración de éstos ha sido breve en comparación a la duración de los períodos delirantes.

  5. La alteración no es debida al efecto fisiológico directo de alguna sustancia o enfermedad médica.

    PUEDES LEER SOBRE OTROS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS COMO LA FOLIE A DEUX, EL TRASTORNO BIPOLAR, LAS PERSONALIDADES ESQUIZOIDES Y ESQUIZOTÍPICAS


Clasificación de los trastornos delirantes


trastornos delirantesComo decíamos con anterioridad, las ideas delirantes pueden hacer referencia a distintos aspectos de la vida cotidiana. Es por ello que el trastorno delirante ha de especificar el/los tema/s que guardan relación con dichas ideas. Se han descrito un total de seis tipos:
 
  1. Erotomaníaco: la persona que sufre el trastorno cree que puede ser objeto de deseo de otra persona, siendo con frecuencia esta persona de estatus superior.

  2. Grandiosidad: la persona presenta ideas referidas a su alto valor, su poder, conocimientos o que hacen referencia a su carácter especial y único.

  3. Celotípico: aparecen con frecuencia ideas sobre la infidelidad de la pareja o el potencial peligro de nuevos amigos de su círculo.

  4. Persecutorio: la persona piensa que está siendo objeto de persecución, que está siendo vigilado o espiado. También pueden darse estas ideas referidas a personas allegadas.

  5. Somático: se presentan sólidas ideas sobre el padecimiento de alguna enfermedad como una enfermedad parasitaria o la presencia de mal olor en la persona.

  6. Mixto: aparecen ideas referidas a todos los tipos anteriores, sin predominancia de ninguno de ellos.

trastornos delirantesLos factores que propician el origen y mantenimiento de este trastorno se desconocen a ciencia cierta. No obstante, se han encontrado algunos factores de riesgo como la existencia de antecedentes psiquiátricos en familiares y algunos factores precipitantes como fuertes episodios de estrés o el consumo de cannabis y otras sustancias alucinógenas.

Asimismo, se ha estudiado la elevada presencia de un tipo de defensa psíquica como la proyección en personas que padecen esta patología: estas personas pueden haber tendido en un primer momento a depositar en los demás sus propias fantasías, deseos o miedos, hasta tal punto de verse engullidos por sus propias ideas proyectadas.
 
PUEDES LEER SOBRE OTROS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS COMO LA FOLIE A DEUX, EL TRASTORNO BIPOLAR, LAS PERSONALIDADES ESQUIZOIDES Y ESQUIZOTÍPICAS

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES
     
Autor: Alvaro Narvaiza
 

Comentarios

Nuevo
Comentario Autor
Fecha