ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent
Centro Cepsim Madrid

Trastorno Mixto Ansioso-Depresivo

Trastorno Mixto Ansioso-Depresivo

Trastorno Mixto Ansioso-Depresivo

¿Qué síntomas tiene?.¿Que factores intervienen para causarlo?

¿Tiene tratamiento?

En la actualidad, los trastornos de ansiedad y los trastornos del espectro depresivo son los que mayor prevalencia acumulan en la población general. Dada su frecuencia, es común su comorbilidad, es decir, que puedan presentarse de manera conjunta. Existen aspectos comunes y diferenciales entre ambos espectros diagnósticos, así como una categoría, que aquí abordaremos, que contempla la convivencia de ambas patologías en un mismo cuadro diagnóstico, el Trastorno Mixto Ansioso-Depresivo.
 
Esta etiqueta diagnóstica no está exenta de polémica, que asienta su base en una diferencia de criterio entre los dos grandes sistemas de clasificación diagnóstica (DSM de la Asociación de Psiquiatría Americana y CIE de la Organización Mundial de la Salud), pues solo uno de ellos la contempla como trastorno independiente. El presente artículo tiene el objetivo de aclarar su diagnóstico, explorar sus causas y abordar las vías de tratamiento.

 

definicion- trastorno- mixto


Categorización diagnóstica: qué es y qué no es

 

El Manual Diagnóstico de la OMS aclara que para diagnosticar este trastorno mixto ansioso-depresivo es necesario que estén presentes síntomas de ansiedad (miedo intenso, hipervigilancia) y depresión (tristeza, anhedonia, sentimientos de inutilidad) sin que ningún conjunto predomine claramente sobre el otro ni tenga la suficiente gravedad como para justificar un trastorno por separado. Debe estar presente algún síntoma vegetativo como temblores, palpitaciones, sequedaddiagnostico-trastorno-mixto de boca, molestias gástricas, etc. aunque solo sea de forma intermitente.
El punto clave de este trastono mixto es la gravedad de los síntomas y también el punto más delicado. Si bien la gravedad de los síntomas debe ser menor que en los trastornos de ansiedad y depresivos para cumplir el diagnóstico mixto, esto no quiere decir que el trastorno sea leve. Al contrario, la confluencia de síntomas ansiosos y depresivos incapacita en mayor medida a quien lo padece y dificulta su abordaje y tratamiento, así como su supuesta levedad dificulta su identificación. 
Debido a las características comentadas, es un conjunto de síntomas que se dan de manera frecuente y con alta prevalencia tanto en el contexto de atención primaria como en población general. Por ello se hace fundamental una correcta identificación para poder abordar la compleja y variada sintomatología de un trastorno tan frecuente como poco claro.


 

Causas: a qué puede deberse

Teniendo en cuenta la multitud y variedad de síntomas de este trastorno misto ansioso-depresivo, cabe valorar una multitud de variables en su etiología. Diversas investigaciones han encontrado el origen en causas neuroendocrinas similares a las encontradas en los trastornos del espectro ansioso y depresivo, no encontrando una diferencia significativa a nivel de etiología entre estos trastornos y el trastorno mixto.
 
Dentro de esta multicausalidad podemos encontrar, entre otras, la vivencia de experiencias en las que la persona percibe un malestar tan intenso que aprende a evitar dichas situaciones como forma de afrontamiento más válido en ese momento. Dichas experiencias pueden hacer que la persona perciba el mundo como peligroso ante el que es necesario mantener un estado de alerta constante para estar preparado ante lo que pueda ocurrir. Son consideradas también situaciones en las que la persona hace una valoración negativa de sí misma en relación con los demás o la situación, ya sea por influencia directa de otras personas o de la situación en sí. El aprendizaje que se deriva es que la persona no es válida para ser y estar en el mundo y cada vez que tiene que enfrentarse a él lo hace desde una sensación de incapacidad e inadecuación.
 
Como vemos, no es necesario que la persona haya pasado por vivencias extraordinarias para desarrollar este trastorno, al contrario, puede derivarse de experiencias aparentemente más leves. Este punto añade complejidad a la identificación y abordaje, pues al no considerar sus causas como determinantes o graves se corre el riesgo de no dar la importancia que tiene, haciendo referencia a la levedad comentada anteriormente. Es por ello fundamental prestar mucha atención en el correcto diagnóstico, observando minuciosamente el funcionamiento actual de la persona y las causas que hay debajo para poder diseñar un tratamiento individualizado que aborde tanto la sintomatología ansiosa como depresiva y pueda ayudar a la persona a gestionar una patología con tanto potencial incapacitante.


 

causas-trastorno -mixto

 

Tratamiento
 

El trastorno mixto ansioso-depresivo tiene tratamiento y debe tratarse. La supuesta levedad de sus síntomas puede convertirse en gravedad si no se identifica a tiempo ya que puede llegar a cronificarse. Entre las opciones de intervención está la psicoterapia, acompañada o no de medicación psicofarmacológica en función de la gravedad del caso.
 
Dentro del abordaje psicoterapéutico del trastorno mixto se incluyen elementos característicos del tratamiento de los trastornos de ansiedad y los trastornos depresivos, como son los siguiente:

Psicoeducación: encuadre y contextualización del trastorno, de las implicaciones que pueden estar teniendo en la vida de la persona y de los aspectos que sí se pueden trabajar para mejorar la gestión del mismo.
 

Abordaje cognitivo: trabajo sobre la concepción negativa sobre sí mismo, los demás y el mundo. Toma de conciencia de dichas creencias y cuestionamiento de las mismas, poniendo a prueba su validez en su vida cotidiana.tratamiento-trastorno-mixto
Abordaje conductual: explorar el nivel de interferencia de la problemática en la vida de la persona, así como el nivel de evitación de las situaciones temidas que puede estar dificultando la manera de contactar consigo mismo, los demás y el mundo que le rodea.

Abordaje fisiológico: técnicas de disminución del nivel de activación para poder abordar el trabajo terapéutico y su día a día desde un nivel de regulación y estabilización óptimo.


 

En definitiva, es un trastorno que no solo tiene tratamiento sino que la persona puede beneficiarse mucho de un trabajo terapéutico teniendo en cuenta el nivel de incapacidad que una sintomatología tan variada puede presentar para la vida de la persona.
 


En Cepsim contamos con profesionales especialistas en el abordaje de trastornos y problemáticas emocionales que a través de su formación y experiencia buscarán las tecnicas y/o metodos que mejor se adapte a cada caso teniendo en cuenta las particularidades y necesidades de cada uno/a. Ponte en contacto con nosotr@s.



TIENES A TU DISPOSICIÓN MAS DE 300 ARTÍCULOS EN NUESTRO BLOG, APRENDE DIDÁCTICAMENTE TEMAS DE PSICOLOGÍA QUE TE INTERESE, ENTRA EN NUESTRO BLOG       

SI TE HA GUSTADO ÉSTE ARTÍCULO, AYÚDANOS Y COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES

 
 

 

Autor: Manuel Valdés.

 

Comentarios

Nuevo
Comentario Autor
Fecha