Centro Cepsim Madrid

Sentirse inferior a los demás

Sentirse inferior a los demás

ME SIENTO INFERIOR A LOS DEMÁS, ¿POR QUÉ ME PASA?

 

Son numerosas las personas que acuden a terapia por sentimiento de inferioridad. Personas a las que les cuesta valorarse tanto personalmente como laboralmente. Andan perseguidas en las relaciones con los demás, colocándose siempre debajo y pensando que nunca son suficientes.

Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido inferiores, pero en el artículo nos referimos a aquellas personas que se ven limitadas en su vida por este sentimiento o sensación de no valía.

SÍNTOMAS DE SENTIRSE INFERIOR A LOS DEMÁS

 

Son muy variados los síntomas que se dan cuando nos sentimos inferiores:
 

  • Suele existir una incapacidad para valorar las propias capacidades y habilidades.   sentirse inferior a los demás

  • En las relaciones con los demás andan siempre midiendo y pendientes de lo que saben, de lo que muestran, de lo que los otros piensan sobre ellos.

  • Hay una comparación constante con los demás y pendientes de si son suficientes para el otro.

  • Suele haber mucha autoexigencia y sensibilidad a la crítica, pues una mala devolución puede

  • destrozarles aún más.

  • Búsqueda de perfeccionismo en todo lo que se hace, siempre tratando de no cometer ningún error.

  • Además de autoexigencia, puede existir una baja tolerancia a la frustración, lo que les hace no afrontar los avatares de la vida y los objetivos a conseguir, permaneciendo así en un círculo vicioso del que no salen.

  • Suelen idealizar a ciertas personas que consideran modelos a seguir.

  • Puede haber excesiva timidez.

  • Dificultad para tomar decisiones.

  • Ansiedad ante los proyectos y personas significativas con síntomas como la sudoración, rubor, dificultad para expresarse y exponerse ante los demás…

  • Revisar en la mente (rumiación) continuamente lo que se ha dicho o expresado a los demás.
     

    sentirse inferior a los demás

    LAS PERSONAS QUE SE SIENTEN INFERIOR A LOS DEMÁS, SUELEN TENER UN FUERTE CRÍTICO INTERNO, DESCUBRE COMO ES ESO. ENTRA EN ESTE ARTÍCULO
     

  • Hay un gran miedo al rechazo.

  • Mucha vergüenza de mostrar el YO.

  • El desarrollo de una depresión por inferioridad también es común en estos casos.

En definitiva, hay una autoestima muy baja, un mal autoconcepto y poca confianza en uno mismo, lo que en psicodinámica solemos decir un narcisismo bajo, mal estructurado. Si en otro artículo hemos hablado del narcisismo grandioso en este sería más bien un narcisismo vulnerable.

 

CAUSAS Y TRATAMIENTO PARA LAS PERSONAS QUE SE SIENTEN INFERIOR A LOS DEMÁS

 

Las causas de sentirse inferior a los demás puedes ser variadas, pero lo que sí sabemos es que nuestro sentimiento de valía, nuestro autoconcepto, se va forjando y construyendo a lo largo de la vida, desde la infancia, en la relación con los demás, con nuestra figuras principales y entorno educativo, tanto con profesores como con nuestros iguales.
 

inferior a los demás

UN PROBLEMA ASOCIADO A SENTIRSE INFERIOR, ES TAMBIÉN PADECER EL SÍNDROME DEL IMPOSTOR. CONOCE QUE ES ENTRANDO AQUÍ


Si de niños, ante los errores o fracasos vividos, las figuras principales proporcionan el apoyo y la aceptación necesarias será más fácil desarrollar estas habilidades de autoapoyo y autoaceptación para la vida adulta, si por el contrario el niño es castigado, ridiculizado, humillado, exigido por ello,  tenderá a la autoexigencia y a la búsqueda del perfeccionismo para sentirse valorado y querido.

El miedo al rechazo es nuclear, pues la persona se rechaza a sí misma por haber sido rechazada en su historia por sus personas más significativas o sólo haber sido valorada si conseguía lo que ellos esperaban de ella. Esta sensación de no valía la suele proyecta en los demás (siente que le ven como ella se ve) y al mismo tiempo va buscando esa aprobación en el que en su momento siente que le faltó.

El haber tenido también padres que no se valoraban a sí mismos puede hacer que el niño por identificación desarrolle la misma forma de valorar su autoconcepto, pues somos esponjas y de nuestras figuras principales absorbemos todo lo necesario para enfrentarnos al mundo, ya sea desde lo más adaptation a lo menos adaptativo. Pues ellos son los que nos enseñan el mundo, pero no nos olvidemos que no son seres poderosos y perfectos, ellos también tienen sus propias limitaciones.

La sobreprotección también puede ser una de las causas, pues hace que la persona no desarrolle tolerancia a la frustración, a los errores cometidos y fracasos vividos, todos ellos forman parte de la vida y del ser humano y es indispensable para una buena autoestima desarrollar habilidades que nos permitan ver estos fracasos y errores como experiencias y oportunidades de crecimiento vital no como algo devastador.
 

creerse inferior a los emás

CONOCE COMO ES EL PERFIL DE LAS PERSONAS QUE SE CREEN SIEMPRE SUPERIOR A LOS DEMÁS: LOS NARCISISTAS
 

Si el entorno educativo también tiende a comparar a los alumnos en su desarrollo y no les deja crecer en su diferencia y singularidad hará que se fomente este sentimiento de inferioridad, que en muchos momentos en los que se destaca probablemente se vea compensado con un sentimiento de superioridad antes los que han “fracasado”, “esta vez no soy yo”.

Tener pocas habilidades para afrontar los fracasos y una conciencia muy crítica con el entorno y con uno mismo es devastador para la persona.

Hay que fomentar relaciones horizontales, de igualdad, donde cada uno pueda destacar por sus propios logros, su singularidad, sin necesidad de colocar a nadie arriba o abajo para poder sentirse válido.

Compararnos con los demás nos aleja de nosotros mismos, pues cada cual es diferente y todos somos personas que erramos y fallamos, que destacamos por nuestras habilidades y capacidades.

En terapia tratamos de trabajar con la persona el que pueda dejar de compararse con los demás, que pueda aprender a valorar a los demás y así mismo por logros de cada uno, ajustando los ideales a algo más real. Tratar de que vayan desarrollando la autoaceptación y la aceptación de los demás, el autoapoyo y el apoyo a los demás. No esperar que continuamente el sentimiento de valía se vea comprometido por el entorno y sea el entorno el que le recuerde si vale o no.

Es importante poder sanar las relaciones vividas en la infancia con respecto a nuestro sentimiento de valía, poder perdonar y elaborar lo que sucedió.

En definitiva, aprender que el perfeccionismo y la autoexigencia es una trampa, todos tenemos nuestras propias limitaciones. Al final, nuestro miedo al rechazo es un miedo atroz a que no nos quieran y por consiguiente a quedarnos solos, no nos damos cuenta que si llevamos esto con nosotros mismos es muy probable que se lo hagamos a otros o que se cumpla como una profecía autocumplida en nosotros.

Aprender a relacionarnos desde un sitio más amoroso con uno mismo y con los demás es de suma importancia para una vida más plena.


Si crees que tienes este problema, no dudes en ponerte en manos de profesionales especializados y llámanos

 

TIENES A TU DISPOSICIÓN MAS DE 300 ARTÍCULOS EN NUESTRO BLOG, APRENDE DIDÁCTICAMENTE TEMAS DE PSICOLOGÍA QUE TE INTERESE, ENTRA EN NUESTRO BLOG       

SI TE HA GUSTADO ÉSTE ARTÍCULO, AYÚDANOS Y COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES

Autora: Cristina Pineda

Comentarios

Nuevo
Comentario Autor
Fecha