Centro Cepsim Madrid

Porque nos autosaboteamos

Porque nos autosaboteamos

El auto-sabotaje ¿Qué es, de dónde viene, cómo nos afecta y cómo escapar de él?

 

Te conciencias para comer sano todos los días, para salir a correr por las mañanas o ir al gimnasio después del trabajo, te preparas para aprobar ese examen o para que esa relación de pareja sea ideal, para conseguir ese trabajo que mereces y cuando estás a punto de conseguirlo e incluso cuando ya lo tienes, sientes y haces algo que lo echa por tierra. Una especie de angustia acompañada de indecisión, algo insoportable que al final hace que abandones los objetivos por los que luchas y sigas en la misma rutina de siempre, viviendo la misma vida, sin avanzar hacia donde sueñas. Esto es lo que se conoce como auto-sabotaje y comprende todas las acciones que hacemos para impedirnos alcanzar los objetivos que deseamos. Son las dudas sobre si nos lo merecemos o no, si lo queremos, si estamos preparados o seremos capaces, etc. Entre las conductas que nos alejan de nuestros sueños se encuentran: la procrastinación, las excusas, las justificaciones, la indecisión, la vergüenza, la duda, la culpa… En definitiva, a la hora de realizar tus deseos, te frenas, retiras o los boicoteas.

Aunque parezca que el autosabotaje nos aleja de la felicidad (y así es), en realidad tienen sus causas y su función. Vamos a saber más sobre él.

Formas de auto-sabotaje.

Entre las más comunes podemos encontrar:

  • Negar nuestros deseos y sentimientos

  • La comparación con las otras personas, sintiéndonos inferiores.

  • El sacrifico extremo sin escuchar nuestras necesidades internas.

  • El superyó o juez interno

  • La crítica y el perfeccionismo

  • Procrastinación y excusas

  • No saber establecer objetivos o dejar las cosas antes de terminarlas

  • El lenguaje negativo hacia nosotros mismos “no puedo”, “no es para mí”, “no me lo merezco”.
     

autosabotaje


Causas del auto-sabotaje
 

Su origen está en la infancia y/o en experiencias vitales estresantes y dolorosas, especialmente las relacionadas con nuestro narcisismo, valía y autoestima. El miedo que surge cuando vamos a conseguir un logro o la culpa por alcanzarlo se esconde en nuestro inconsciente, en un aprendizaje que hemos hecho para anticiparnos consecuencias peores o en los esquemas mentales con los que interpretamos la realidad y el mundo, pero sobretodo, a nosotros mismos.

Algunos ejemplos de causas del autosabotaje pueden ser: progenitores excesivamente críticos o perfeccionistas tanto con ellos mismos como con sus hijos; progenitores que no daban valor a los logros del infante; valores rígidos sobre el éxito, la humildad, el sacrificio o el poder; forzar demasiado las capacidades de los niños cuando aún no están suficientemente desarrolladas, pedirles más de lo que pueden dar hacer o ser; desvalorizar a la persona; expectativas muy altas; comparación y culpabilización por personas significativas; insultos; la identificación con padres que no se valoran a sí mismos o que no tienen objetivos, capacidades, etc.; sufrir bullying o acoso…

Si aprendemos que no somos capaces, que serlo o conseguirlo está mal, que mostrar nuestros logros es negativo o sentimos que avanzar es traicionar a nuestras familias o padres, entre otras ideas, entonces será muy fácil ser víctimas de nuestro propio crítico interno.

 

¿Qué es el crítico interno o Superyó?
 

El superyó, concepto desarrollado por Freud, es una estructura psíquica que surge al ser socializados:autosabotaje interiorizamos las normas y los valores para controlar nuestros impulsos y deseos y poder vivir en sociedad. Aunque el superyó es una parte valiosa porque nos ayuda a relacionarnos, controlarnos y vivir en sociedad, no siempre tiene por qué ser tan positivo. Algunas personas tienen “superyoes” críticos, severos, estrictos, punitivos e incluso, “odiadores” de la propia persona. El superyó es conocido en la psicología con otros nombres o derivados de esta estructura, así se pueden encontrar conceptos como padre interior, crítico interno, juez punitivo, etc., que nos hablarían de símiles o de características del primitivo pero actual superyó freudiano.

El tipo de mensaje que nos da, es decir, los pensamientos “superyoicos” que nos asaltan en la mente, son de este estilo: “deberías hacer esto y no aquello”, “debes mejorar”, “no eres capaz”, “no puedes”, etc. En múltiples ocasiones aparecen frente a estímulos presentes que nos recuerdan situaciones pasadas que salieron de manera negativa, por lo que sería como una alarma para prevenirnos de un fracaso o peligro evitando que volvamos a sufrir.

En otras es la interiorización de mensajes negativos que nos dieron personas importantes. La cuestión es que nuestro presente no es nuestro pasado, pero en el trauma y en el inconsciente no existe la temporalidad, y es por ello que cosas que nos pasaron en la infancia se siguen reviviendo como si fueran hoy mismo, aunque hayamos olvidado las causas que nos produjeron ese miedo o dolor y que ahora nos generan la alarma. Así que esta voz interna que nos quiere proteger en realidad lo que hace es frenarnos y autosabotearnos.


Cómo superar el autosabotaje

Como todo en psicología, deberás practicar para que tenga efecto. A veces, un mensaje dado en un momento concreto por una persona importante de nuestro presente, como un psicólogo o una pareja, puede liberarnos de las cargas del pasado, pero lo más aconsejable es empezar a cambiar nuestro día a día para salir del abismo del autosabotaje.
 

autosabotaje
 

  1. Conoce tu mente: Aunque parece fácil no lo es, ya que nuestro juez interno funciona de manera automática y muchas veces se encuentra en el inconsciente. Un buen análisis de nuestro diálogo interno y sobretodo, de dónde proceden nuestros ideas sobre el mundo y nosotros mismos, a qué persona de nuestro inconsciente o pasado traicionamos si las cambiamos, etc., suele ser necesario para poder avanzar.

  2. Identifica a tu juez interno: sé consciente de esos mensajes que te das a ti mismo y te alejan del éxito y el crecimiento interior. No les hagas caso, recuerda que quieren protegerte de algo que ya no está en el presente.

  3. Establece tus deseos y ponlos en forma de objetivos específicos: ¿Qué quiero exactamente en mi vida y cuáles son los pasos para conseguirlo? Aunque al principio parece difícil, si un gran sueño se divide en pasos pequeños es mucho más factible llegar a él. Recuerda que el tiempo pasará de todas formas, así que mejor que pase consiguiendo lo que deseas. Ahora bien, tómate un tiempo para saber qué deseas tú, si estás en tu camino y no intentando cumplir lo que otros te impusieron.

  4. Deja de pensar, actúa más. El miedo, la culpa, las excusas y la crítica vendrán, llevas toda la vida viviendo con ellas. Deja de regodearte en ellas y simplemente, actúa.

  5. Pide consejo a quienes ya lo hicieron antes que tú: inspirarte en otras personas no es copiar, preguntar y ser ayudado no es fracasar. Otros ya vivieron este camino, confía en su criterio pero no te olvides de personalizar todo lo que te digan a lo que tú necesitas.

SI QUIERES SABER MÁS SOBRE EL AUTOSABOTAJE Y SU TRATAMIENTO ENTRA EN ESTE ARTÍCULO

 SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES


Autora: Sara Sarmiento

Comentarios

Nuevo
Comentario Autor
Fecha