ePrivacy and GPDR Cookie Consent by Cookie Consent
Centro Cepsim Madrid

Bread-Crumbing: ser víctimas de este modo cruel de ligar en las redes

Bread-Crumbing: ser víctimas de este modo cruel de ligar en las redes

Ligar por redes sociales: víctimas del Bread-crumbing

 

En pleno siglo XXI, las redes sociales han transformad las formas de ligar: Instagram, Facebook, Tinder, o apps para hacer preguntas anónimas; se convierten en espacios para desplegar todas nuestras habilidades de seducción.

Sin embargo, los contactos que tenemos en redes no llegan en ocaciones al cara a cara, y es que las redes pueden atraparnos en juegos de seducción sin fin. Desde el conocido “ghosting” por el que una persona que nos ha mostrado interés, deja de responder repentinamente los mensajes y nos ignora, hasta el recientemente acuñado “bread-crumbing”.

 

¿Qué es el bread crumbing?

 

El bread-crumbing es, literalmente, ir dejando miguitas de pan como en los cuentos infantiles, para que la persona atrapada siga la ruta de las migas sin obtener “la galleta completa”. Este fenómeno social del que se está hablando últimamente, empieza cuando una persona nos presta atención e interés inesperadamente.
 

bread-crumbing

Averigua todo sobre los manipuladores y chantajistas emocionales entrando en este artículo


Resulta ciertamente agradable para la persona que pica con las miguitas, esa dosis de atención; y también para quien lanza las miguitas, que recibe el refuerzo de que el otro ha picado. La persona que lo recibe, comenzará a generar deseo de seguir obteniendo esas miguitas de pan, aunque en un primer momento no eligiera iniciar un contacto con quien lanza las migas.

Sin embargo, la relación se va volviendo agridulce cuando ya se espera la dosis de migas de pan y no llegan, y cuando se quiere ir a más, tener “la galleta completa”. Quien ha soltado las migas, ya quedó satisfecho con haberlas lanzado y obtenido respuesta, de manera que da mensajes ambivalentes: por un lado excusas para quedar en persona, pero por otro continúa lanzando miguitas.

La otra persona que sufre el
Bread-Crumbing
se sentirá confusa, y tendrá la expectativa de recibir otra miga a la vez que el choque de que sus deseos no llegan a cumplirse. La persona seguirá dando media galleta, y quitando migas, después dará otra vez un pedacito; pero quitará la galleta y así sucesivamente.

 

sufrir bread-crumbing

Descubre cómo detectar si tu relación es tóxica desde el inicio entra en este artículo


¿Qué viven las personas que quedan atrapadas en el Bread-Crumbing?

 

Las personas atrapadas en esta red viven un proceso parecido a las adicciones. El bread-crumbing se explica por el reforzamiento que describe la psicología de la conducta: el refuerzo variable genera más comportamientos que el refuerzo constante.

Dicho de otro modo, si un día nos regalan una apetecible coca-cola, pero al día siguiente no, sin embargo dos días después nos la vuelven a dar, y durante 3 días dejan de darla; generamos más deseo de consumir la coca cola que si todos los días a la misma hora nos dan una coca-cola.

Esto es lo que hace que esas migas de pan intermitentes, que nos lanzan en forma de likes, reacciones a historias, mensajes; cobren importancia: porque son intermitentes. Por mucho que nos guste el chocolate, si todos los días comiéramos chocolate, perdería esa expectativa y atractivo del deseo, nos saciaríamos.

Una vez que la persona ha caído en la red del
Bread-Crumbing, puede empezar a experimentar ansiedad cuando no tiene la miga de atención, por ejemplo si le dejan en visto o si ese día no hay mensajes, y actuar de manera más desesperada para lograr captar la atención o preguntar por la indiferencia. Normalmente, estos comportamientos alejan aún más a la persona que hace bread-crumbing, que pondrá excusas o negará que exista un problema.

 

manipulador candela bread-crumbing

Descubre cómo son las personas no empáticas que pueden hacer bread crumbing


Así se continúa en un círculo vicioso en el que la persona que lo ejerce no rompe o corta la relación de manera sana, y la cita cara a cara, por supuesto, no llega.

 

¿Por qué algunas personas hacen bread crumbing?

 

Algunas personas buscan demostrarse a sí mismas que tienen habilidades para captar atención, para seducir, para que les perciban como alguien interesante o especial; y por ello con el bread-cruming reciben esa subida para su autoestima.

Las personas seductoras han existido toda la vida, suelen tener una actitud más egoísta y menos empática hacia los demás, los utilizan para sus fines. Esto no tiene porqué ser perverso, realmente nos habla de ciertas carencias en el narcisismo que se compensan seduciendo, para que puedan sentirse especiales.

Las redes sociales facilitan
el Bread-Crumbing, porque es más fácil lanzar migas de pan a través de la pantalla dada la gran cantidad de estímulos que existen en el mundo virtual, y la facilidad y la urgencia con que se responden los mensajes. Antes de la llegada de la tecnología, el bread-crumbing se haría principalmente con miradas, pero ahora hay más formas de “mirar” y poner atención en la actividad y la vida de los demás mediante las redes.

 

 victima bread-crumbing
 

Consejos para liberarte del bread-crumbing

 

Sal cuanto antes, la dinámica no va a cambiar y no vas a tener la cita o la relación que esperas. Cuanto antes cortes el contacto, menos angustia sentirás.

Que alguien te de atención o muestre interés un día, no quiere decir que lo vaya a seguir haciendo ni que lo tenga que volver a hacer.

Básate más en los hechos que en las palabras: ¿de qué conoces a esa persona? ¿por qué sabes cómo es?

El billete de 50 euros: imagina que un día llega un desconocido a tu puerta y, sin pedírselo, te da 50 euros. Posiblemente quedes sorprendida y confusa por ello. A final de esa semana, vuelve a venir otra vez y te da 50 euros, yéndose rápidamente.

Pasan unos días y nuevamente vuelve a darte 50 euros y marcharte. Y periódicamente, dos o tres veces por semana, te da 50 euros. Hasta que pasado un mes, llega el último sábado, día en que sueles recibir los 50 euros, pero no aparece. Podrías pensar que es raro, ya esperabas tus 50 euros. Lo dejas pasar y esperas a que venga otro día.

Pero no viene, y piensas ¿dónde están mis 50 euros? Realmente, esos 50 euros no eran tuyos, ni te pertenecían. Te los dio esa persona porque quiso, en los días que quiso dártelos, pero no eran tus 50 euros sino sus 50 euros.

 

 Si crees que tienes este problema, no dudes en ponerte en manos de profesionales especializados y llámanos

TIENES A TU DISPOSICIÓN MAS DE 300 ARTÍCULOS EN NUESTRO BLOG, APRENDE DIDÁCTICAMENTE TEMAS DE PSICOLOGÍA QUE TE INTERESE, ENTRA EN NUESTRO BLOG       

SI TE HA GUSTADO ÉSTE ARTÍCULO, AYÚDANOS Y COMPÁRTELO EN TUS REDES SOCIALES

 

Autora: Candela Molina

Comentarios

Nuevo
Comentario Autor
Fecha